www.academiasocrates.es
Academia SÓCRATES
Lo que más me molestó no es que me hayas mentido sino que, de aquí en adelante, no podré creer en tí.
Federico Nietzsche
    Academia         Sócrates    


Busto de Sócrates

Blog Sócrates

Enviar mi comentario al tema


Autor : 
Correo-e : 
Ciudad : 
País : 
   
 Título de su comentario : 
   
 Redacte su comentario, reflexión, análisis, ...


    



Texto del tema a comentar:

Mantener la compostura

Mantener la compostura en la Administración es complicado, ya que nos dividimos entre el servicio al ciudadano y el cumplimiento de tus obligaciones como trabajador.

Existe una línea muy fina entre cumplir tu juramento como funcionario y cumplir las órdenes de tus superiores. Estudiamos la Ley para aprobar una oposición, que cumples y mantienes durante un tiempo (al principio). Después, uno se acomoda al "status" de su entorno laboral, y como consecuencia, surgen los miedos a decir "no" a un superior, a imponerte como garante del orden jurídico y, en definitiva, a "ser rechazado" por el colectivo de tus compañeros por no integrarte en la "manada".

El funcionario siempre debería tener enmarcado y delante su toma de posesión y el juramento que firma, para recordarse a sí mismo su función. Debería de ser como un espejo, en el que todas las mañanas te miras para no olvidar tu rostro y quién eres.
Ante todo, uno debe mantener una actitud displicente al ciudadano -aunque le reviente las entrañas por dentro el ciudadano poco respetuoso-, porque si todos nos ponemos al mismo nivel, ¿quién marca la pauta del comportamiento cívico y del saber estar? La paciencia y la no identificación con el otro es harto importante. Recuerda tu obligación y tu autoridad, porqué no, no entrando al trapo de las palabras necias. Si no te identificas con los comentarios vejatorios del público no te alterarás. Y si te afecta, por algo será, ¿no crees?
Respecto a las relaciones laborales con los compañeros, idem de idem. Uno debe saber quién es y cuál es su trabajo. Los amigos los elije uno, los compañeros "te los dan pensados", y al trabajo se va a trabajar. Esto no excluye que las relaciones sean cordiales y afectuosas. No obstante, como decía mi abuela, "amigos, pero el borrico en la linde", esto es, sé tú mismo e independízate, ten tu propio criterio y no caigas en la competitividad ni el egocentrismo para aumentar tu autoestima.

Si uno es trabajador, honrado consigo mismo y efectivo, ningún superior está descontento contigo ni "abusará" de su cargo, pues tu conducta impone tu honestidad.

Un saludo a todos.

Evangelina Vela

< Volver     Subir ^ 2003-2020 © AcademiaSocrates.com (España)